Premiados en el II Congreso de Medio Ambiente con un huerto vertical hecho con botellas y otros materiales reciclados por alumnos de 2º EPO

¡Seguimos cosechando éxitos! Nuestra labor como Colegio Verde acaba de ser reconocida en el II Congreso de Medio Ambiente para alumnos no universitarios organizado por el Colegio San José, de Sevilla. De los siete proyectos presentados por el nuestro, el jurado ha querido premiar la “embotelladora vertical”, un huerto elaborado con botellas de plástico y otros materiales reciclados. Además, la delegación enviada a Sevilla, formada por cuatro alumnos de 5º y 6º de Primaria, y por las reponsables del proyecto medioambiental del Colegio, Altamira y Julia, dieron a conocer nuestro Huerto Ecológico y Social y otros trabajos elaborados para favorecer la sostenibilidad: un “ecobanco”, un semillero autóctono, cromatografía con hojas de espinaca, una investigación sobre deforestación y un portfolio sobre los ecosistemas. En ellos han participado alumnnos de todas las etapas, así que la enhorabuena se hace extensible a todos los estudiantes y profesores. ¡Buen trabajo!

El proyecto ganador del premio en el II Congreso de Medio Ambiente ha sido diseñado y elaborado por alumnos de 2º de EPO, y ellos mismos nos cuentan, a continuación, en qué consiste. 

“A lo largo del curso pasado estuvimos trabajando, observando y experimentando en el huerto del colegio. Estas actividades despertaron en nosotros la  motivación y creatividad a lo que realizamos. En este curso, en la materia de Ciencias Naturales, hemos pensado realizar un huerto dentro del propio colegio en el pasillo de las clases. Así podemos ver de cerca  algunos de los contenidos trabajados en la materia.  Otras materias como lengua, matemáticas, religión, plástica también se acercan al huerto con actividades diversas. Además hemos conocido el método científico, al nivel de 2º de Primaria en el que nos encontramos. Las “seños” nos han dicho que lo va a presentar  al II Congreso de Ciencias y Medio Ambiente que se va a realizar en Sevilla.

¿Cómo lo realizamos?

Reciclamos botellas, bandejas, tapones, cuerdas… y con ello comenzamos a montar la estructura. Fueron nuestras profes y Casto (personal de mantenimiento del Colegio) los que nos ayudaron. Más tarde le pusimos el nombre:  “la embotelladora vegetal”. Plantamos lechugas  y acelgas y observamos su desarrollo, investigamos sobre ellas y creamos nuestras propias hipótesis. A través del cuaderno de campo anotamos los resultados, sacamos conclusiones que luego nos ayudaron a comprobar las hipótesis.

La experiencia ha sido especial y además … ¡hemos ganado!”